Manifiesto por Avilés

Estamos orgullosos y orgullosas de nuestra ciudad, nos gusta pasear por el Parque Ferrera y por la ría, callejear por nuestro maravilloso casco histórico, contemplar las vistas de nuestra ciudad desde la ermita de La Luz, préstanos tomar sidra en Villalegre, comer con la familia y los amigos en la calle el día del bollo y presumir de tener el mejor Antroxu de Asturies.

Amamos nuestra villa milenaria, sus gentes, sus barrios y parroquias: de Llaranes a la Maruca, de Valliniello a Miranda, de la Luz a Versalles, de Villalegre a la Carriona, del Pozón al Nodo… Somos gente honesta, trabajadora, solidaria y orgullosa de nuestros múltiples orígenes y raíces, estén donde estén.

Conocemos bien la ciudad en la que vivimos: sus virtudes, sus problemas, sus necesidades. Nos preocupa vivir en una ciudad que se está quedando atrás, que ha bajado de los 80.000 habitantes por primera vez en cinco décadas. Sabemos que el desempleo y la emigración de nuestros jóvenes son problemas muy serios, pero que también lo son la contaminación y el precio de la vivienda.

En el pasado se hicieron cosas muy bien: peatonalizar y rehabilitar el casco antiguo, erradicar el chabolismo, dotar a la ciudad de unos buenos servicios sociales o de una potente programación cultural. Sin embargo, de casi todo eso hace ya demasiados años. El actual gobierno municipal de Mariví Monteserín es el mejor ejemplo del agotamiento de un modelo de ciudad cuyos aciertos quedan cada vez más lejos, y cuyos últimos errores, como la nefasta gestión del Niemeyer o la corrupta privatización del agua, están ensuciando la imagen de Avilés.

La alcaldía de nuestra ciudad lleva ya casi cuarenta años en manos del PSOE, pero a día de hoy somos una inmensa mayoría las personas que consideramos que ha llegado el momento de cambiar, el momento de renovar Avilés, conservando lo que funciona, pero abordando también con imaginación, conocimiento y energía los grandes desafíos pendientes de la ciudad: impulsar y diversificar nuestra actividad económica, afrontar la contaminación, solucionar las infraestructuras, rescatar los servicios públicos del lucro privado, combatir la desigualdad…

Tenemos la oportunidad histórica de poner en marcha el motor de un nuevo proyecto de ciudad alternativo, más verde, con un urbanismo más moderno, que ponga a las personas en el centro y que apueste por la sostenibilidad, el espacio público y la participación ciudadana. Una ciudad transparente donde los vecinos y vecinas trabajen codo con codo con la administración en la reconfiguración de Avilés y donde se ponga en valor las oportunidades que ofrece nuestro espacio rural para generar alternativas de ocio saludable.

Nos unimos para que el ayuntamiento movilice todos sus recursos para generar actividad económica y oportunidades laborales, para poner en el centro de la agenda política la lucha contra el desempleo y la emigración juvenil, pero también para evitar que nadie se pueda quedar atrás garantizando que todas las avilesinas y avilesinos dispongan de los recursos suficientes para poder llevar una vida digna.

Apostamos por una ciudad feminista y cuidadora, con una mirada de género a todos los aspectos de la realidad avilesina, con servicios públicos de calidad, con una educación infantil accesible y con medidas de apoyo a las familias. Defendemos más cultura, más popular y descentralizada, y una mayor presencia de la llingua asturiana; también trabajaremos para impulsar el rico y diverso patrimonio que tenemos: cultural, arquitectónico, industrial, natural…

Queremos una ciudad que recupere su mirada al mar, la centralidad de su Ría, su historia marinera, que nos acerque a las playas caminando o en bici, que potencie su valor pesquero y portuario; una ciudad más integrada e integradora, donde no existan zonas de segunda categoría, donde todos los barrios tengan un buen mantenimiento y los equipamientos públicos necesarios para garantizar la convivencia en igualdad de todos los vecinos y vecinas.

Avilés merece sumarse, la próxima primavera, a las ciudades del cambio. Tenemos ilusión, ideas y equipo para llevar a cabo este nuevo proyecto de ciudad, para poner en valor las enormes potencialidades de nuestra ciudad y de sus gentes para construir un futuro mejor. Entre todos tenemos la oportunidad histórica de cambiar Avilés, de echar a andar una candidatura ciudadana abierta y plural, capaz de ganar las elecciones municipales de 2019 para poner el ayuntamiento al servicio de la ciudadanía.

Quienes promovemos este manifiesto por Avilés hacemos un llamamiento a la ciudadanía avilesina a apoyarlo con su firma y a contribuir activamente a promover un cambio tan posible como necesario.

¡Contigo construiremos más futuro, comienza con tu firma!